La exposición, comisariada por Claudio Cravero, A Perdita d’Occhio [As Far As I Can See] es la primera muestra individual de Marco Cordero en España. En este proyecto el artista explora cómo la escultura y el dibujo pueden considerarse dos campos cuyas energías están fuera de las categorías conocidas de los medios artísticos. De hecho, las obras de arte en exhibición son el resultado de un proceso de transformación y experimentación de los materiales. Madera, mármol, metales, minerales y, especialmente libros quemados, transformados en herramientas, son solo algunos de los materiales que el artista talla para dar forma a nuevos paisajes.